Principios Homeopáticos

El médico Alemán Samuel Hahnemann fundó y descubrió la Homeopatía a finales del siglo XVIII.  El Dr. Hahnemann enumero los principios fundamentales de la homeopatía en su libro titulado Organon, algunos de los cuales serán tratados a continuación:

1) Natura Morborum Medicatrix – Desde Hipócrates se ha reconocido a la Naturaleza como la dadora de salud y enfermedad, en la actualidad se conocen ya varios mecanismos mediante los cuales el cuerpo es capaz de lograr la curación, la Homeopatía menciona que los remedios que administra son capaces de estimular a la fuerza auto regulatoria del organismo para lograr mediante ella la curación del enfermo.

2) Ley de los semejantes – La historia relata que Hahenamm al estar traduciendo la Materia Médica (libro herbario) de William Cullen, del Ingles al Alemán, encontró que los síntomas producidos por la corteza de cinchona (China officinalis), eran semejantes a los presentados por los enfermos de malaria.  Por lo que él personalmente tomó varias veces la corteza de cinchona para determinar sus efectos y lo que comprobó es que daba los síntomas de malaria; Hahnemann llegó a la conclusión que si se administraba en el sujeto enfermo una sustancia previamente experimentada en el hombre sano por similitud de signos y síntomas se lograba el restablecimiento de la salud.

El principio consiste en que toda enfermedad tiene signos y síntomas susceptibles de ser mimetizados por la administración de un remedio homeopático, el principio sugiere que un paciente no puede presentar síntomas iguales en la misma intensidad en su organismo, es por ello que la administración del remedio homeopático (que produjo el mismo conjunto sintomático en individuos sanos) desplazará a la enfermedad.

3) Experimentación Pura – O llamado en la actualidad ensayos humanos patogenèticos. Esta experimentación, consisten en seleccionar sujetos sanos (definidos en general como ausencia de enfermedad biológica, psicológica o social), para administrar la sustancia medicinal y obtener el efecto de la misma (efecto que en la homeopatía se mide por la obtención de signos y síntomas en el individuo sano). Es decir se selecciona un grupo control (sanos) y se le administra el tratamiento homeopático y se registran los síntomas que este produce.

La experimentación de sustancias incluyen vegetales, animales, minerales, entre otros. Estas experimentaciones son recopiladas y dan la imagen del remedio; se define como imagen del remedio al conjunto de signos y síntomas que producen la administración de la sustancia homeopática. Actualmente se cuenta con más de 3000 sustancias experimentadas y corroboradas clínicamente.  Hoy en día, homeópatas de todo el mundo reexperimentan   patogenesias de hace 200 años para corroborar los síntomas que produjeron.

Por ejemplo en la experimentación de un remedio homeopático Rhus Tox (hiedra venenosa), produce en el individuo sano signos y síntomas entre los cuales podemos mencionar, una gran inquietud, deseo de movimiento, dolores articulares que están peor por el frió húmedo y que mejoran por el movimiento; si estos síntomas se encuentran en el enfermo se administrará el remedio Rhus Tox , cabe hacer notar que no se administra en base a un diagnóstico de enfermedad, sino en base a la totalidad sintomática del enfermo, individualizando cada tratamiento así es la forma en cómo se logra la curación.

Se han realizado revisiones sobre estas experimentaciones , las cuales concluyen que se requiere de una metologìa más exacta y una estandarización en la forma de llevarlas a cabo, ante esto en la actualidad existen guías para su realización como la propuesta dada por el Comité Europeo de Homeopatía.

Existen numerosas similitudes metodológicas entre un ensayo clínico y una experimentación pura, (doble ciego, aleatorizaciòn, etc.) no obstante el objetivo final difiere.  Por ejemplo el objetivo de la experimentación farmacológica en la Fase I es detectar los efectos secundarios y adversos de un fármaco en sujetos sanos, por el contrario el objetivo de la experimentación pura es determinar los signos y síntomas que produce un remedio homeopático en sujetos sanos.

4) Individualidad medicamentosa– De este postulado se desprende la necesidad  de buscar remedio único, uno que retrate  fielmente los síntomas del enfermo.   Esto ha llevado a algunos a definir a la homeopatía como el arte de la individualización, es por ello que aquellas prescripciones en donde se administra más de un remedio homeopático a la vez o se comercializa para cierta enfermedad (obesidad, ansiedad, etc.) carecen de fundamento y de viabilidad terapéutica.

5) Individualidad morbosa – Este apartado refiere que no existen enfermedades sino enfermos, esta situación en particular complica la investigación clínica en homeopatía ya que la terapia se basa en el enfermo y no la enfermedad es decir, no existe una “prescripción estándar” para una patología estándar, en Homeopatía se administra un remedio para todo el enfermo.

Por ejemplo un paciente con rinorrea hialina (mocos) sin datos agregados, el tratamiento farmacológico de elección es un agonista alfa como pseudoefedrina (descongestionante nasal), por el contrario en la homeopatía no existe un remedio exclusivo para ese síntoma. Para dar el tratamiento homeopático adecuado hay que interrogar el estado mental, las condiciones generales del paciente, y las condiciones particulares del síntoma.  Por ejemplo un individuo que presente rinorrea hialina, de predominio del lado derecho que mejora con el frió ambiental se le dará sustancia X, pero si el mismo individuo presenta rinorrea hialina del lado izquierdo que mejora con el aire libre se le dará la sustancia Y.

6) El remedio único – Los remedios en homeopatía se seleccionan en base a la totalidad sintomática.  Se define como totalidad sintomática al conjunto de manifestaciones biopsicosociales que aquejan al enfermo en su hoy existencial.

7) La dosis mínima – El origen de la dosis mínima proviene de las experimentaciones de Hahnemann el cual inicialmente experimentó la corteza del árbol de la china la cual ingirió directamente.  Tras esta ingestión Hahnemann experimentó síntomas semejantes a malaria al aplicar esto a pacientes con cuadros “malaricos” el encontró agravaciones en los pacientes por lo que decidió diluir la sustancia medicinal.

Ante esto el encontró que a partir de diluir y sucusionar (agitar) la sustancia medicinal, mejoraba el enfermo. Grupos de investigación GIRI (Groupe Internationale de Recherches Infinitisimales) han demostrado el efecto de las altas diluciones.

8) Enfermedad crónica – Samuel Hahnemann fundador de la homeopatía, confirmando su genio visionario reconoció la existencia de patología transmisible y heredable que en el individuo llega a transformar su estado de salud en patología permanente desarrollándose hasta la terminación de la vida a esto él lo denominó la enfermedad crónica.

El médico homeópata además de tratar el hoy existencial del enfermo es capaz de prevenir la enfermedad al tratar al individuo de una forma crónica, porque reconoce la existencia de este tipo de patología. Es por ello que la homeopatía se utiliza como medicina preventiva, enfermos acuden regularmente con su médico homeópata para reforzar su estado de salud.